El informe 2014 de la industria musical americana confirma el auge de este servicio que algunos artistas rechazan.
Por primera vez en los Estados Unidos, las ventas de CDs se distanciaron el año pasado de los sitios de música en streaming, es decir, sin necesidad de descarga, de acuerdo con datos publicados por la industria. Una confirmación de la tendencia clara de los amantes de la música a escuchar música en línea, ya sea en sitios con música a la carta como Spotify y Rhapsody, o radios de Internet como Pandora.
En total, la transmisión generó 1.870 millones de dólares el año pasado, frente a los 1.850 millones de dólares generados por la venta de CDs, según revelan las cifras publicadas por la Asociación de la Industria Discográfica de Estados Unidos, que representa los intereses del sector. Esta pasión para el streaming ofrece un soplo de aire fresco a una industria de la música que busca diversificar sus fuentes de ingresos ante la caída en picado las ventas de discos. En cifras, la industria de la música generó 4.860 millones de dólares el pasado año, un aumento del 2% en comparación con 2013.
En 2014, la industria musical generó en España 149,9 millones de euros, un 21,2% más que durante el año anterior. En comparación, 2013 marcaba un nuevo mínimo con 123,6 millones de euros. Al otro lado de la balanza, están cayendo las ventas de álbumes digitales, con 14,2 millones de euros generados y que pierden fuelle respecto a 2013 (caída del 2%).
Aún así, esta vía también genera polémica: hay un gran número de músicos y cantantes que creen que el copyright donado por ellos a los sitios de streaming es ridículo. Entre ellos, la joven cantante de pop Taylor Swift es la crítica más feroz. El año pasado retiró todo su repertorio de Spotify. Del mismo modo, la islandesa Björk se niega a ofrecer su último disco, Vulnicura en streaming.
Buscas un servicio de Radio Streaming sin corte? – Click aquí »

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *