El mundo de la música vive una nueva revolución con las plataformas online. Mientras los músicos lanzaron el lunes pasado Tidal, Apple alista el debut de su propia aplicación; ambos salen a enfrentar a Spotify.
Una revolución le pisa los talones a la otra. Si hace 15 años la descarga de álbumes y canciones cambió a la industria para siempre, instalándose como la manera de consumir música y jubilando a los CDs, hoy, una nueva era parece ser la dominante. Pareciera que presenciamos el reino definitivo del streaming online. La tecnología tiene como ventaja que no ocupa espacio en los aparatos tecnológicos y de todas formas se puede llevar a cualquier lugar, con aplicaciones en smartphonesm o tablets.
Nacida en Suecia en 2008 y desde fines de 2013 presente en Chile, la plataforma de streaming Spotify ha impuesto un liderazgo en este ámbito. En enero pasado, la empresa reportó que tiene 15 millones de suscriptores en el mundo y 45 millones que escuchan de modo gratuito. Mientras la Asociación de la Industria Discográfica de Estados Unidos informó que las descargas generaron US$2,6 mil millones en ingresos en 2014, un descenso de un 8,5% respecto al año anterior, el streaming, en contraste, tuvo un año brillante, al recaudar US$1,87 mil millones, alcanzando por primera vez las ventas del CD. Pese al éxito de Spotify, el sistema ha acumulado detractores, como Taylor Swift o Thom Yorke, quienes consideran extremadamente bajo lo que se paga a los músicos. Así, hoy aparecen nuevos competidores.
La apuesta de Jay-Z y sus amigos
La noche del domingo, el color turquesa se tomó los perfiles de Facebook de algunas de las principales estrellas de la música. Artistas como Beyoncé, Madonna y Jack White reemplazaron sus imágenes en redes sociales por pequeñas fotos cuadradas de ese color, acompañadas del link al sitio Tidal, que mostraba una cuenta regresiva. Era el empuje para un nuevo sistema de streaming liderado por los pesos pesados de la industria.  El lanzamiento, efectuado la tarde del lunes, fue la confirmación de lo bombástico del anuncio: un servicio de streaming propiedad del rapero y productor Jay Z, en conjunto con sus influyentes amigos.
En Nueva York se dieron cita Madonna, Beyoncé, Kanye West, Jack White, Rihanna, Win Butler y Régine Chassagne de Arcade Fire, Daft Punk, Alicia Keys, Nicki Minaj, deadmau5, Usher, Jason Aldean, J Cole, además de Chris Martin (Coldplay) y Calvin Harris al centro por videoconferencia. Todos fueron presentados como  “dueños de Tidal” y firmaron un manifiesto inicial.
El eslogan de ser el primer servicio de streaming que pertenece a los músicos, fue acompañado por los beneficios a los usuarios: calidad de sonido superior, videos en alta definición y una “curatoría” de excelencia en las listas de reproducción.
A eso se suma el carácter de exclusividad del sistema. La primera aparición en televisión de The White Stripes se encuentra en el catálogo y a disposición de los usuarios. Además de la película Electroma (2006) de Daft Punk, una lista de reproducción curada por Arcade Fire, Jay Z, Beyoncé y Coldplay y el último single de Rihanna, Bitch better have my money. Taylor Swift, ausente en el catálogo de Spotify, es uno de los principales tesoros de Tidal. Por el momento, el sistema cuenta con más de 25 millones de canciones y 75.000 videos musicales. Ya presente en 31 países (Chile aún no figura en el listado), Tidal se presenta como compatible con casi todos los sistemas operativos de teléfonos móviles y computadores.
Tidal, tal como Spotify, tiene dos tipos de servicios: Tidal Premium y Tidal HiFi. La única diferencia, además de que el primero cuesta US$ 9,99 y el otro US$ 19,99, radica en que el segundo tendrá una calidad superior de sonido (“Lossless High Fidelity”). Ambos permiten 30 días gratuitos de prueba, pero no tiene una versión gratuita como Spotify.
La plataforma existía desde octubre del año pasado (creada por la compañía sueca Aspiro). En enero, Jay Z intentó adquirirla por US$ 56 millones, pero sólo a mediados de marzo pudo hacerse del control total de la empresa, ya que pudo convencer a los accionistas minoritarios que aceptaran vender.
La jugada de Apple
Si a un costado está Jay Z y compañía, al otro se encuentra Trent Reznor y Apple.
Hace un año, la empresa de la manzana compró en US$3 mil millones a la compañía de audífonos y streaming Beats, de la que Reznor -el hombre detrás de Nine Inche Nails- es director creativo. Días atrás, The New York Times adelantó los planes de Apple y Beats para lanzar una nueva aplicación, en cuyo desarrollo también está participando Jimmy Iovine -quien fundó Beats con Dr. Dre-. Este nuevo competidor tendría listas de reproducción de alta curatoría y un diseño estrechamente ligado al de los productos y aplicaciones Apple. El detalle del servicio aún es una incógnita, pero una de las principales apuestas, ofrecer el servicio por sólo US$ 8, habría fracasado. El diario estadounidense reveló los infructuosos esfuerzos de Apple para rebajar los costos de las licencias con los sellos discográficos y golpear a Spotify que cobra US$10 por su servicio Premium (sin comerciales y la posibilidad de escuchar sin conexión internet).
Obten tu señal Audio Streaming por solo 6 $us mensuales – Click aquí »

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *